Alfil al ataque Alfil al ataque
SENCILLITO Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO   El ajedrez es uno de los juegos mentales más apasionantes de en cuanto a estrategias se refiere. Toda... Alfil al ataque

SENCILLITO

Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO

 

El ajedrez es uno de los juegos mentales más apasionantes de en cuanto a estrategias se refiere.

Toda pieza que se mueve debe tener un fin y un sentido, simplemente saber los movimientos de cada una de las piezas puede significar un enredo cuando no se tienen los conocimientos.

De nada sirve un caballo para atacar o defender si no se prevén los movimientos del contrario, porque a final de cuentas puede significar el sacrificio inútil de la pieza.

En política es muy parecido, cuando se ven las estrategias enemigas es muy importante ver las piezas con que se cuenta para proceder a defender la posición principal y a la vez cómo arrancar un ataque de contundencia.

El ataque frontal de la coalición PAN-PRI, que aunque no es abierta es muy definida por sus acciones en contra de MORENA, atacando a su líder despiadadamente acusándolo de demagogo, traidor y hasta vendido.

Diría el abuelo, lanzan las piedras quienes no están libres de culpa, es de decir, es una guerra de acusaciones entre sujetos que también están muy lejos de tener probidad.

El movimiento que hicieron los morenos ha dejado paralizados a sus contrarios, no lo esperaban, ya hacían un amarre letal con los perredistas, de esa cama no se iba a levantar nadie.

Uno de los pilares del PRD, Miguel Barbosa, hizo una declaración contundente, siendo el líder de la bancada perredista en el Senado, anunció su apoyo total al abanderado de MORENA.

Barbosa es un líder natural y muy fuerte en el partido del Sol Azteca, con su salida, deja en estado de indefensión a Miguel Mancera y a la pretendida alianza con PRI y PAN.

En Tamaulipas no causa ningún problema, prácticamente no existe el PRD como partido, no pinta, pero en el Estado de México, dónde dicen que el resultado de la elección a gobernador marcará el destino del 2018.

Claro que Barbosa no lo hizo a la ligera, quiere ser gobernador poblano o mantenerse en las Cámaras y seguir viviendo del erario.

Este movimiento minimizo el pretendido impacto de Felipe Calderón de donar su dieta como ex presidente, aún no hay jaque, aún quedan algunas estrategias bajo la manga, pero el tiempo se está convirtiendo en un enemigo más.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: