Cascada de bajas en seguridad Cascada de bajas en seguridad
SENCILLITO Por Alberto Rodriguez Las ollas de presión se llaman así, porque cierran herméticamente que no escapa una pizca de vapor hasta que el calor... Cascada de bajas en seguridad

SENCILLITO

Por Alberto Rodriguez

Las ollas de presión se llaman así, porque cierran herméticamente que no escapa una pizca de vapor hasta que el calor ya es excesivo, es entonces cuando deja escapar poco a poco el agua en su estado gaseoso para evitar una explosión por acumulación.

Así esta Ciudad Victoria, convertida en una olla de presión, por un lado la creciente violencia, por el otro muchos retenes que causan más pavor al ciudadano por que les quitan sus unidades americanas, y el de la visión general, que no se ven resultados que garanticen seguridad a los residentes.

Con 15 fallecidos por sobredosis de plomo en una semana, escuchando “cohetes” a diestra y siniestra, urgía un cambio que diera esperanzas a los victorenses de que hay intención, cuando menos, por dar seguridad.

Hace unas semanas entrevisté al procurador de Justicia de Tamaulipas, Irving Barrios, sobre qué ha sido lo más complicado que ha encontrado en su trabajo… y fue que no había confianza en nadie de ahí.

Dijo que había muchas investigaciones hacia el interior de la procuraduría, por acciones y omisiones, sobre todo estas últimas… y un policía estatal acababa de matar a un comerciante con su arma de cargo.

A ello dijo que los controles de confianza no eran seguros, de hecho casi los descalifica, pero fue muy reservado y prudente en ello.

Ahora vimos porqué. El pasado jueves dieron de baja a la directora de la oficina de C3, donde se realizan los controles de confianza, pues se decía que recibía dinero por ayudar a pasarlos.

El viernes por la mañana, en Seguridad Pública llegaron todos a trabajar muy sonrientes, pero muy rápido se les borró la sonrisa a los asesores, y a tres directores, llegaron los vientos del norte, no por lo fríos, allá está Reynosa.

Así despidieron a Osti, Juan Carlos, Lupito Córdoba, Nora Balderrama, Lupe Flores, Larissa, pero aseguran que se van todos, hasta la del Consejo. A todos los investigaron y algunos si tienen graves problemas de acción u omisión, que pueden fincarles responsabilidad penal incluso. Ojo, sólo algunos. Hay uno que se sigue salvando cubierto de muchos fuegos, porque papi lo recomendó, ¿podrán los vientos aplacar esos muchos fuegos?

Aún no hay relevos, se quedan los segundos como encargados de despacho, pero esta válvula de presión aún da esperanzas a los tamaulipecos, porque en Victoria no sólo de trabajar en gobierno debe salir para la “gorda”, con seguridad, será una ciudad más productiva.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: