Los desafíos de México Los desafíos de México
Visión Política Por Ramiro Ramos Salinas México está ante una de las más altas encrucijadas de su vida política-económica en su historia. En la... Los desafíos de México

Visión Política

Por Ramiro Ramos Salinas

México está ante una de las más altas encrucijadas de su vida política-económica en su historia. En la segunda década de este siglo XXI – siglo de la energía – debe de tomar decisiones para definir su rumbo para las siguientes décadas. Así nuestro país ha enfrentado otros desafíos como nación y se han tomado decisiones por parte de diferentes gobiernos o líderes políticos, que han marcado su legado histórico.

El poner fin a la guerra de independencia después de 11 años de lucha interna fue una buena decisión que se pactó para establecer un gobierno monárquico (mala decisión), y que finalmente, produjo una serie de gobiernos inconclusos e inciertos, que significaron que en los siguientes 30 años hubiesen más de 50 presidentes de la Republica, que no permitieron consolidar un buen proyecto de nación.

La decisión de Benito Juárez, de implementar las leyes de Reforma fue una determinación políticamente correcta, avanzada a su época y  que terminó con el segundo imperio y dio inicio a la “República Restaurada”. La determinación de Porfirio Díaz, de permanecer 30 años en el poder genero avances económicos, pero desato la primera guerra interna del siglo XX y genero más de 1 millón de víctimas. Este conflicto revolucionario dio origen a la constitución de 1917 que fue el mayor fruto de este movimiento social que le dio la base constitucional al país y termino con la guerra, dando inicio al acceso al poder, por medio del voto ciudadano.

La decisión de tener finanzas sanas de la década de los cincuentas y sesentas, produjo el “desarrollo estabilizador”, añoranza económica, que no hemos podido igualar con crecimientos económicos del 5% anual, tipo de cambio estable y tasas de interés accesibles.

La decisión de cerrar la economía a los  movimientos  de apertura económica que iniciara en los anos 70s, nos afectó enormemente, así como el descontrol de las finanzas con altos déficits fiscales; economía petrolizada, que trajeron devaluaciones severas. La integración de México al GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio) en 1985 fue una buena decisión; aunque tardía, pero nos anexamos al mundo de la competitividad.

La firma del tratado de libre comercio en 1992-1994, fue una extraordinaria decisión de política económica, que potencio las exportaciones e incremento la inversión extranjera directa e indirecta, creando más y mejores empleos que de otra manera, nos hubiese llevado años en generarlos.

Después del tratado, los mexicanos sabíamos que lo que seguía para entrar de lleno a la modernidad era hacer las reformas estructurales (energía, competencia, económica, justicia, educativa, telecomunicaciones, laboral, hacendaria, financiera, sistema penal acusatorio, político electoral, transparencia) y ya se hicieron entre 2013-2015.

De todas estas etapas, hay datos públicos de organismos independientes, que nos  dan claridad de cuales fueron buenas decisiones  y cuales se quedaran cortas o fueron erróneas.

Ahora, México sigue teniendo grandes desafíos que han prevalecido durante décadas, tales como: La desigualdad social, la corrupción y la inseguridad. (Creciente desde el año 2000) Lograr un crecimiento económico por encima por el crecimiento de la población y la implementación del nuevo modelo educativo. Ante esta realidad, nuevamente el país tiene que tomar su rumbo en medio de un Gobierno Federal que está a poco más de un año de concluir, ante las decisiones trascendentales de las elecciones del 2018, a mi gusto, las más densas y competitivas de su historia.

El Gobierno Federal, junto con el Congreso de la Unión y los Congresos Estatales, han cumplido con las reformas, pero aún ésta pendiente la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción y algunos Sistemas Estatales. Esa decisión no tiene reversa. La renegociación del TLC ya está en marcha y le tocará a este gobierno, acordar una actualización que permita el seguimiento de este crecimiento de las exportaciones y la generación de más inversión extranjera directa e indirecta.

Este gobierno, ha generado más de 2.8 millones de empleo, aun cuando es una cifra record, es un gran pendiente seguir con este ritmo. La decisión que tiene México en los siguientes años, es como poder generar un gobierno con una sociedad participativa que cierre la brecha de la desigualdad, con empleos mejores y con un modelo educativo que nos lleve a tener un nivel educativo actual, de 9 años en promedio nacional a 12 años en una primera etapa y aumentar la eficiencia terminal en las universidades. 

Para tener mejores profesionistas y técnicos que generen proyectos productivos que les permitan entrar a la clase media, media alta o alta, y así cerrar la desigualdad social, ese es el gran reto que tenemos como país, y del cual todos debemos poner  y aportar nuestro máximo esfuerzo, para poder ver un mejor México más vigoroso y  en paz.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: