El Pueblo Mágico de Egidio El Pueblo Mágico de Egidio
UNA TRAS OTRA POR JESUS HERNANDEZ La otrora poderosa mujer llegó puntual a la cita en el tercer piso de Palacio de Gobierno, se... El Pueblo Mágico de Egidio

UNA TRAS OTRA

POR JESUS HERNANDEZ

La otrora poderosa mujer llegó puntual a la cita en el tercer piso de Palacio de Gobierno, se le veía desesperada y con una mueca de preocupación.

Ya no estaban con ella aquellos que le juraron lealtad durante todo el sexenio, como por arte de magia desaparecieron y la dejaron sola y a su suerte.

De los fajos de billetes que repartió a su grupo de esbirros, viajes al extranjero soportados en el presupuesto y facturas maquilladas no vale la pena recordar, hasta ella prefiere olvidar el pasado pues formaron parte de los excesos del poder efímero.

Su arribo a la esquina del poder en turno ya no fue espectacular, ella misma intentó pasar desapercibida, aunque hubo quien la distinguió a lo lejos y a solo unos pasos de llegar hasta el elevador que da a la calle 16, donde se perdió.

Su descuidada figura, producto de continuas francachelas, llegó agitada hasta el lugar donde había sido convocada y rápido se introdujo.

No fue necesario anunciarse pues ya la esperaban, aunque en esta ocasión el recibimiento fue helado, el trato que le procuraron fue el que se le da a cualquier persona.

Aunque el encuentro entre la dama en cuestión y el responsable del área política se le hizo eterno a la interfecta, solo se prolongó por algunos minutos, fue una especie de interrogatorio, información que se requería y datos para robustecer algunas indagatorias.

Como el resto de los ex funcionarios que abusaron del poder, la mujer podría ser obligada a devolver parte de la fortuna que ahora posee, las propiedades adquiridas y hasta enfrentar demandas penales por salarios cobrados y no devengados en la Secretaria de Educación.

Tras el “juntón” que le dieron, ahora entiende que el nuevo gobierno va en serio en su lucha contra la corrupción, que no habrá borrón y cuenta nueva, como lo supone quien fuera su principal protector en el sexenio pasado y momentáneamente se encuentra refugiado en conocido lugar de la geografía mexicana.

Ahí donde el brazo de la justicia llegará en cualquier momento y lo hará pagar por las fechorías cometidas.

UNA TRAS…En la agonía de su administración, EGIDIO TORRE CANTU, presumió hasta el cansancio al municipio de Tula como uno de los mejores Pueblos Mágicos de Tamaulipas.

Las visitas guiadas y hartamente publicitadas por el área de Comunicación Social de la que era titular, GUILLERMO MARTINEZ GARCIA, no tuvieron limitante en el rubro presupuestal.

Autobuses fletados cada fin de semana llevaron a ese sitio a cientos de “turistas” y representantes de medios de comunicación de todo el estado para que constataran la calidad y el nivel alcanzado en esa zona de Tamaulipas.

“Todo mundo se quiere venir a vivir a Tula” presumían los operadores de “El Metrito”, en tanto que su aún alcalde, JUAN ANDRES DIAZ CRUZ, aprovechaba la ocasión para publicitar la producción de chile serrano y olivo en una vasta extensión dotada con sistema de riego y la más alta tecnología que poseía al pie de la sierra.

Las virtudes del edil priista y la geografía del lugar merecieron reportajes de medios nacionales e internacionales, publicaciones especializadas también daban cuenta de la zona “privilegiada” en el llamado “Cuarto Distrito”.

Cada fin de semana también se dieron cita figuras del espectáculo, mujeres que representaban a cadenas televisoras lograron sendos beneficios económicos, todo con cargo al renglón de Comunicación Social.

Ahora se sabe que en esa apartada zona de Tamaulipas su ex alcalde incurrió en malos manejos, se involucra a prestanombres del propio ex edil y obras anunciadas como terminadas que no aparecen por ningún lago.

Se desconoce también la sumatoria de lo invertido en “El Pueblo Mágico” de Tula, este miércoles el Pleno del Congreso Local resolverá dar parte a la Procuraduría General de Justicia, para que investigue los desvíos de, JUAN ANDRES DIAZ CRUZ, y la responsabilidad que podrían tener otros personajes del sexenio pasado.

Tampoco a la Auditoria Superior del Estado le está temblando la mano al momento de hurgar en los recovecos de las ultrajadas finanzas públicas.

Queda claro el papel que tiene el nuevo auditor, de entender y atender sin distingos cualquier destello de corrupción descubierta y enjuiciar a sus principales responsables.

COMENTARIOS

Jesusher63@hotmail.com

cntnotas@hotmail.com

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: