La piloto La piloto
SENCILLITO Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO Un permisionario o concesionario de radio o televisión puede ser sancionado por transmitir en su programación o publicidad, corrupción... La piloto

SENCILLITO

Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO

Un permisionario o concesionario de radio o televisión puede ser sancionado por transmitir en su programación o publicidad, corrupción del lenguaje (uso de groserías), violencia, o bien que sean contrarias a la moral y las buenas costumbres, lo que se traduce en influencias nocivas y perturbadoras al desarrollo armónico de la niñez y la juventud, dependiendo del horario de transmisión, asimismo, la ley contempla que no se transmita publicidad engañosa, que se transmitan las campañas del Estado, que se transmita el Himno Nacional, entre otras, el incumplimiento de dichas obligaciones genera sanciones.

Es la respuesta a la primera de las preguntas frecuentes que le hacen a la Secretaría de Gobernación en la página de referente a la Radio Tele Comunicación (RTC), el link es el siguiente: http://www.rtc.gob.mx/NuevoSitio/preguntas_frec.php

¿La Leyeron bien? ¿En la actualidad, es decir, al mes de mayo de 2017 es verdad?

Vamos por partes: a mi esposa le gustan mucho las novelas, en las noches en lo que prepara la ropa del día siguiente, ve las telenovelas nocturnas, la verdad en alguna ocasión la acompañé viendo, por lo general estoy con el celular en la mano viendo las redes.

Pero el miércoles una frase, me dejó perplejo: “Hija de su pinche madre, está bien buena”. Esa frase la dijo un gatillero del crimen organizado, de la novela no de la vida real, al darle su teléfono a una azafata.

Serían las 10 de la noche, esa frase la he oído en muchas partes en la vida real, nada de qué asombrarse, de hecho, mi plática, al fin norteño, siempre es con una maldición (cómo decíamos cuando niños), pero en televisión abierta el lenguaje siempre era muy cuidado, pues a final de cuentas, como medio masivo de comunicación, también tiene obligación de educar, que tampoco cumple, pero no eran tan bárbaros para decir estas palabrotas.

Esa serie, que ya la vivimos desde hace muchos años en la vida real, ¿no es un mensaje engañoso a nuestros niños y jóvenes? Esta vida es de modas, así que Gobernación debe revisar el impacto que causa esta novela.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: