Le apedrean el rancho a Guajardo Le apedrean el rancho a Guajardo
Columna: Será el Sereno Juan Guzmán En Nuevo Laredo, lo que todo parecía una visita agradable para el presidente del Comité Directivo Estatal del... Le apedrean el rancho a Guajardo

Columna: Será el Sereno

Juan Guzmán

En Nuevo Laredo, lo que todo parecía una visita agradable para el presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Sergio Guajardo Maldonado, se convirtió en una serie de señalamientos, exigencias y descalificaciones por parte de la militancia priista de esta ciudad fronteriza.

Y es que cuando se pensaba que Guajardo Maldonado vendría a poner orden al interior del PRI en esta localidad, imponiendo su calidad de presidente del partido en Tamaulipas, no fue más que un intento de calmar el río revuelto que se vive en estos momentos entre la militancia y sus diferentes sectores contra la dirigencia del partido tricolor.

Ya lo habíamos dicho en la columna anterior, Sergio Guajardo vendría a meterse en zona de huracán, pues aquí las cosas no están bien, hay una militancia enardecida por el coraje de ver como cierto grupo político se ha acabado al PRI de Nuevo Laredo, repartiéndose lo que quedaba de este partido político cuando aún tenían el poder, sin tomar en cuenta a la estructura.

Todo iba bien con la llegada de Guajardo a esta frontera el lunes por la noche, pues la reunión con la clase política en un restaurante de la ciudad fue de los más agradable, ahí no escucho reclamos ni exigencias, ahí fue él quien tuvo la oportunidad de ser escuchado y todos escuchaban con atención lo que el mandamás en Tamaulipas venía a decirles.

Este martes por la mañana se llevó a cabo una conferencia de prensa, donde Sergio Guajardo habló un poco sobre el trabajo que ha venido realizando durante estos más de dos meses en que asumió el cargo como dirigente estatal del PRI, con un discurso un poco trillado y sin contenido, llegando hasta descalificar el trabajo del gobierno panista en Tamaulipas, al puro estilo del PRI.

Ahí fue cuestionado por los compañeros de la prensa sobre el castigo que se daría a los que traicionaron al PRI en las elecciones pasadas, cuyos nombres ya todos sabemos, sin embrago el dirigente estatal dijo desconocer sobre el tema y quiénes son esos hombres y mujeres que la jugaron en contra del partido, pero sí dijo que quien tenga pruebas que denuncie a aquel priista que traicionó al partido y sus candidatos, lo cual es una clara muestra que les tiembla la mano para castigar a esos traicioneros, pues aunque dijo desconocer quienes son, es evidente que sí lo saben pero por alguna razón no han actuado y nadie hará alguna denuncia.

Pero lo bueno vino después de la conferencia de prensa, Sergio Guajardo se metió a la boca del lobo durante una reunión con la militancia de los sectores y organizaciones, la cual no estaba programada, pues originalmente era una reunión con jóvenes, pero cuando esta acabó las personas se metieron al salón exigiendo ser escuchados por el dirigente estatal, ¿y sabe quiénes eran?, pues nada más y nada menos que la gente de la CTM y CNOP, los dos grupos más fuertes del PRI y también los más enfadados, y al frente de ellos sus líderes, Félix Alberto Alemán y Benjamín García Marín.

Ya entrados en calor, los militantes exigían se castigue a los traidores, además que se les regresen las posiciones que les fueron quitadas con el paso de las elecciones, pues ya están cansados que siempre las decisiones se tomen desde arriba con el clásico “dedazo” y que las posiciones sean repartidas entre unos cuantos y esos siempre son los mismos en cada elección.

Por momentos la reunión subió de tono, todos exigían enérgicamente al dirigente estatal que las cosas cambien de lo contrario no trabajaran más para el partido y la jugaran en contra, y como no, si también es bien sabido que estos sectores en la pasada elección al no ser tomados en cuenta con sus peticiones la jugaron en contra, la CNOP solo trabajó para el candidato a la gubernatura del estado, Baltazar Hinojosa, mas no así para el candidato a la presidencia municipal, Héctor Canales, a quien le dieron la espalda.

Por su parte la CTM también quedó en descontento al no otorgárseles las posiciones que pedían, es por ello que la clase obrera no salió a votar el día de la elección y quienes emitieron su voto lo hicieron a favor de otro candidato, es por ello que se perdió la elección, y no lo digo yo, lo dicen las estadísticas, los resultados en las casillas.

Tanta fue la presión que tenía Sergio Guajardo que decidió dar por terminada la improvisada reunión saliendo rápidamente del salón, no sin antes ser despedido con el grito de ¡unidad!, ¡unidad!, ¡unidad!, y no precisamente por el respaldo hacia su persona, sino el grito fue para demostrarle que la CNOP y la CTM están unidos y que ya no permitirán que las decisiones se tomen en una mesa entre unos cuantos.

Posteriormente Guajardo se dio una encerrona con los líderes de los sectores y organizaciones donde tampoco le fue nada bien, pues continuaron las quejas y exigencias, previo a esto, se tuvo que salir a las afueras del edificio del PRI a echarse un cigarro para calmar los nervios y el coraje, aprovechar para hablar con su equipo de trabajo y ver la manera de cómo podían arreglar ese asunto que se le salió de control.

Realmente le fue mal en Nuevo Laredo al dirigente estatal del PRI, Sergio Guajardo, quién no se esperaba ese recibimiento, pensó que lo recibirían con bombos y platillos, pero se llevó una gran sorpresa, no cabe duda que no la tendrá fácil, reestructurar y unir nuevamente los pedazos que quedan del PRI será una tarea difícil y quién sabe si le alcance el tiempo para poder recuperar lo perdido como el asegura y se encuentra muy optimista, pero aquí lo bajaron de su nube y le demostraron la otra cara de la moneda.

Por cierto, en la reunión con jóvenes priistas, quien se destapó por la dirigencia del Comité Directivo Municipal del PRI en Nuevo Laredo, fue el ex-dirigente del grupo de jóvenes del partido, Rafael Nolasco, quien le hizo ver a Guajardo sus intenciones de participar en la designación del nuevo dirigente local.

Rafa como algunos otros, no la tendrá fácil, pues no tiene el respaldo de ningún grupo político, solo se sabe que es gente del exdiputado local, Ramiro Ramos Salinas, así que no creo que le alcance solo con eso, pues Ramiro también está casi descartado para la candidatura a la senaduría.

Comentarios: guzmancalderon14@gmail.com

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: