Más impuesto, menos crecimiento Más impuesto, menos crecimiento
SENCILLITO Por Alberto Rodríguez La confusión es la reina de todas las estrategias, planteada en el libro de Sun Tzu “El Arte de la Guerra”,... Más impuesto, menos crecimiento

SENCILLITO

Por Alberto Rodríguez

La confusión es la reina de todas las estrategias, planteada en el libro de Sun Tzu “El Arte de la Guerra”, escrito hace casi tres mil años, sigue siendo una guía muy concisa de cómo aplicar con sabiduría estrategias para triunfar, no sólo en la guerra, como lo dice su nombre, sino en la vida misma.

Sun Tzu dice: la guerra es de vital importancia para el Estado; es el dominio de la

vida o de la muerte, el camino hacia la supervivencia o la pérdida del Imperio: es

forzoso manejarla bien.

El arte de la guerra se basa en el engaño, hacer creer al rival que la situación es cómo se quiere que se vea, es decir, simular que están tontos para confiar al rival o demostrar lejanía, cuando se está muy cerca, o la mejor, hacer creer que son menos, cuando son abrumante mayoría.

Así estamos ahorita en el Tamaulipas, y precisamente en la ciudad qué, por tener los poderes y ser la capital, debe ser más segura. Ya son incontables los asesinados en una guerra en las calles, hasta la “temeridad” de hacerlo casi frente a los gobernantes.

Mientras los victorenses y sus visitantes viven en esta zozobra, poco se ha comentado sobre la Ley de Ingresos del Estado de Tamaulipas para el ejercicio fiscal 2017, una bomba de tiempo que generará más conflictos que beneficios.

Primero a los empresarios, les quien incrementar a 3 por ciento el cobro de impuesto sobre la nómina; usted dirá, pues no es mucho 3%, pero a la hora de cuadrar los números para mantener la operatividad de una empresa, se empezará a recortar personal.

En la capital no debería ser problema, pero con los miles despedidos de gobierno, el problema se agrava.

Hay algunos beneficios que se palpan en el tema de la tenencia, que si bien no desapareció porque fue sólo promesa, como lo hizo el Bronco en Nuevo León, no es privativo de alguien, es dejar de percibir un ingreso tan significativo crearía un caos mayor a tener que aguantar los recordatorios de promesas.

¿Se acuerdan de Pimienta?, el subsecretario que dijo se prohibía el festejo de las fiestas navideñas en las escuelas. Pues luego salió el secretario Héctor Escobar a decir que es una de las principales tradiciones y fomenta el compañerismo y el vínculo familiar.

Y cuando llegaron las estructuras y las amas para poner el pino fuera de Palacio de Gobierno, y salieron los genios de relaciones públicas a ordenar se los llevaran, aunque estaba la prensa ahí.

Siguió el hecho de que lo empezaron a poner en el interior de Palacio, es decir, no para el pueblo, porque esas oficinas se cierran en las noches al público.

Eso se llaman distractores, decir una cosa y hacer otra, con un fin determinado.

Las primeras muestras de esta estrategia se dieron al denunciar titulares temas lastimosos para la sociedad, como lo de las becas para los juniors, los aviadores en salud y educación.

Son muy interesantes estas estrategias, sin embargo, llega un momento en que caerán en el descrédito por ser una constante, y un pueblo apático a las acciones del gobierno, es un pueblo que vota en contra.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: