Mi Novia Mi Novia
SENCILLITO Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO Voy a confesar algo que puede ser irrelevante, Ricardo Arjona no es mi cantante favorito, tengo muchos amigos y... Mi Novia

SENCILLITO

Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO

Voy a confesar algo que puede ser irrelevante, Ricardo Arjona no es mi cantante favorito, tengo muchos amigos y amigas que lo idolatran, a mí se me hace muy monótonas sus canciones, muy parecidas entre sí.

Las letras, me afirman, son muy reales, se aplican a casi cualquier situación en la vida que hemos pasado, tal vez tengan razón, pero en lo personal no termina de convencerme.

Pero este lunes por el whatsapp, en un grupo en el cual hay personas de diferentes ciudades de Tamaulipas, enviaron un video de una canción de él que no había escuchado, que me dejó cavilando y me envolvió.

En Mi Novia, hace toda una apología al amor de una mujer que siempre lo ama en todo momento, dice que hasta siendo guerrillero o premio nobel de la paz.

Así fue mi madre, siempre me amó con todos mis defectos, hasta parece que cuando más la regaba, más amor me demostraba.

Arjona la compuso pensando en su madre, por cierto lo inicia con un cilindro musical que tuvo su auge en los tiempos en que no había radio para, por unas cuantas monedas, alegrar el caminar de los paseantes en las plazas o alamedas de las ciudades.

Me queda claro que sí la compuso para ella, sin embargo fue como si hubiera hablado de mi madre, de la madre de usted, porque nos queda a todos; una mamá es así, entregada, apasionada, tierna y amorosa.

Se preguntará porqué este tema cuando existen en Tamaulipas situaciones críticas como la violencia, los despidos masivos, la crisis económica, los incrementos en los combustibles, una convulsión política que muestra el hartazgo de los ciudadanos.

Es sencillita mi respuesta, este miércoles 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, y mientras hay infinidad de mujeres desaparecidas, aumento en los feminicidios y que no existen verdaderas políticas públicas de equidad de género, los gobiernos se preparan magnos eventos para “festejarles” su día.

Obvio que no pueden comprometerse a más, con un día de fiesta buscan acallar la desigualdad que existe.

Pero como ciudadanos ¿qué debemos hacer? Desde luego que sabemos que exigirle al gobierno es un camino necesario, pero también sabemos que sus oídos sordos no harán nada.

Pero cada quien en su entorno si puede lograr un verdadero cambio, si todos los días, no sólo el 8 de marzo, les damos ese trato de respeto, de cuidado y sobre todo de igualdad, es un ejemplo que abofeteará al gobierno indolente.

Querido lector, te pido que siempre brindemos a nuestras esposas, hijas, tías, sobrinas, vecinas y compañeras de trabajo, respeto y solidaridad; a nuestras esposas e hijas brindémosles amor siempre, y a mi novia eterna le mando besos cielo.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: