Nosotros los pobres Nosotros los pobres
SERA EL SERENO Por Juan Guzmán   Les sale el espíritu navideño a los regidores Hace días platicando con el regidor de la comisión... Nosotros los pobres

SERA EL SERENO

Por Juan Guzmán

 

Les sale el espíritu navideño a los regidores

Hace días platicando con el regidor de la comisión de Desarrollo Económico, Fernando Torres Villarreal, comentaba que empresarios que manejan o buscan traer a Nuevo Laredo franquicias como Liverpool y el Palacio de Hierro, con las cuales se había tenido un acercamiento, desistieron a establecerse en la ciudad, esto debido a que dichas tiendas de prestigio son muy caras en cuanto a la venta de sus productos, los cuales se consiguen más baratos en Laredo, Texas. Por ejemplo, Liverpool ofrece una camisa de buena marca hasta en mil 500 pesos, cuando la misma camisa la consigues de lado americano en un promedio de 25 a 40 dólares a los mucho, que al tipo de cambio serían unos 800 pesos y hasta se puede conseguir más barata si tiene descuento.

Es por ello que estas franquicias no pueden competir con la vecina ciudad y establecerse aquí sería un fracaso total, pues hasta el sector adinerado de Nuevo Laredo prefiere ir a comprar a ciudades de Texas, donde las constantes ofertas son el principal atractivo de aquellas tiendas que venden marcas reconocidas, que al final de cuentas son las mismas que ofrece Liverpool o el Palacio de Hierro, pero por el gasto de la importación las tienen que vender más caras en México.

Pero no solo la desventaja en cuanto a la competitividad con el lado americano es factor para que estas franquicias no lleguen a esta frontera. De hecho, ya había sucedido un intento de pasadas administraciones en traer estas importantes tiendas departamentales, pero luego de un estudio socio-económico que se hizo, arrojó que no era factible establecerse aquí, ya que la gente de esta frontera o el mayor sector de la población no gana los suficientes recursos económicos para poder pagar los precios de los artículos que estas tiendas ofrecen.

De acuerdo a estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el 2015 Nuevo Laredo contaba con una población de 399 mil 431 personas, otro factor que impide la llegada de estas franquicias ya que, para establecerse en una ciudad, esta tiene que tener más de medio millón de habitantes.

Del total de los habitantes de esta frontera, 154 mil 489 están económicamente activas, es decir, el 38.67 por ciento de la población tiene al menos un trabajo fijo, el resto se dedica al comercio informal o empleos temporales y una población muy grande, más de 22 mil personas trabajan en las maquiladoras donde el sueldo semanal no rebasa los mil pesos.

En pocas palabras y sin enredarnos en tantos números, vivimos en una ciudad rica por el alto presupuesto que se maneja, pero somos una población pobre que vive del comercio informal, de trabajos en maquiladora, y el sector adinerado, ese que vivía en la colonia Madero se fue hace años a radicar a otras ciudades luego de la crisis de inseguridad por la que atravesaba esta ciudad en aquellos años, por lo cual en poco tiempo estas tiendas quebrarían al no tener clientes.

Es así amable lector que las ofertas del Liverpool y el Palacio de Hierro las seguiremos viendo en la televisión ya que por el momento no merecemos tener estas tiendas prestigiosas en nuestra ciudad por no tener la capacidad económica para ir a comprar en ellas, o dicho de otra manera, no hay suficientes personas con dinero para que hagan fuerte a estas tiendas.

Pero si lo vemos por el lado amable, esto le conviene al comercio local, a las pequeñas y medianas empresas que se han establecido en la ciudad, que han generado cientos de empleos y ofertan a menor costo.

Aun así, el gobierno municipal continúa brindando todas las facilidades para que más empresas se establezcan en la ciudad y continúe desarrollándose comercial y económicamente, de seguir así con ese empuje económico que se palpa en los últimos años tal vez algún día podríamos tener la suerte de ver como una franquicia de este tipo decide establecerse en la ciudad.

Regidores buena onda

Tal parece que a los regidores les entró el espíritu navideño, la nostalgia de las fiestas decembrinas y salieron a las colonias a repartir despensas, lo malo que se alzan el cuello con sombrero ajeno ya que las despensas son otorgadas por el gobierno municipal, esos sí, suben y suben fotos a Facebook entregando las despensas a los beneficiados o disque interesados en la plática de la abuelita o el niño que vive en una casa de madera o cartón.

Está muy bien que se haga llegar el apoyo alimentario, pero no que quieran figurar con ello, queriendo utilizar a las personas para aparentar que según tienen su lado humano.

Humano hubiera sido que entregaran cobijas o algún otro tipo de ayuda a los más necesitados, pero que salga de su dinero, así tal vez sí se las cree uno que tienen la intención de ayudar, y que no solo sea en esta época navideña, que lo hagan todo el año, ya que solo en “ocasiones especiales” se acuerdan de los más humildes, de verdad que son contados los regidores que ayudan y no lo andan presumiendo como otros.

Ahí tienen al regidor Jesús Valdez, que entregó cobijas a las familias del poniente de la ciudad donde los fríos son más intensos, a él si le creí, bueno le creí hasta que supe que las cobijas son de Protección Civil y no las compró con su dinero.

Conforme pasan los meses los regidores se van olvidando de quienes les brindaron su confianza con el voto, al principio llegaron muy activos acudiendo a todas partes, pero conforme pasa el tiempo son contados los regidores que asisten a los eventos del presidente municipal, unos ni se paran en sus cubículos y otros se la pasan fumando afuera de presidencia, esperemos se pongan las pilas a partir de enero.

Comentarios: guzmancalderon14@gmail.com

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: