Sacudiendo sentimientos Sacudiendo sentimientos
SENCILLITO Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO Qué lamentable estremecimiento recibió México con al sismo del martes 19 de septiembre, un sismo estremeció no sólo la... Sacudiendo sentimientos

SENCILLITO
Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO

Qué lamentable estremecimiento recibió México con al sismo del martes 19 de septiembre, un sismo estremeció no sólo la capital y varios estados, incluyendo a Tamaulipas con baja intensidad.
Pero más que estremecer el corazón, porque a pesar de que los daños fueron más severos en Oaxaca y Chiapas, la ahora Ciudad de México es el corazón del país, lo que logró es sacudir las conciencias de los mexicanos.
Aunque siempre hay algunos desadaptados y que prefieren burlarse del dolor ajeno, son estas cuestiones las que despiertan los sentimientos adormilados de los mexicanos.
Vemos en todas las ciudades del estado, con sus debidas proporciones, instalando Centros de Acopio, todos quieren dar un granito de arena para iniciar la reconstrucción y para paliar el dolor de quienes están ahora sufriendo.
En Tamaulipas estamos sumidos en una violencia sorda y minimizada, pero efectiva, ayer martes, mientras vivíamos en los televisores, en las pláticas o en el trabajo sobre los trabajos de rescate en México, en la colonia López Portillo de esta capital, apenas oscureciendo, hubo un enfrentamiento, de quiénes, nadie sabe nadie supo.
Vemos cómo hay desconfianza en las corporaciones de seguridad, sorprendidos por células motorizadas o acelerando resultados de investigaciones sin un sustento firme.
Salimos con la desconfianza y dejamos de asistir a lugares públicos tan sólo por sospechar que los dueños podrían no ser ciudadanos comunes y corrientes, pues hacerlo representa un riesgo.
Sin embargo, cuando nos necesitan salimos porque salimos, a ofrecer lo poco que la crisis que ha hecho mella en la economía nos ha dejado, a ofrecer nuestro esfuerzo y nuestra oración, a conminarnos como vecinos a dar, sin importar color, gobierno o religión, sobre todo dejando de lado nuestros pesares, esas tragedias sin duda sacuden nuestros sentimientos.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: