Se creen los muy muy Se creen los muy muy
SENCILLITO Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO   Además de expresar mis ideas y análisis en este medio, trabajo en un despacho jurídico, SOS Auxilio Integral,... Se creen los muy muy

SENCILLITO

Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO

 

Además de expresar mis ideas y análisis en este medio, trabajo en un despacho jurídico, SOS Auxilio Integral, donde la directora general es la licenciada Rosa Ofelia Valadez Barreda.

Pues bien, quienes conocen a la Lic. Ofelia, como la conocen en todos los ámbitos judiciales, laborales y en tribunales, es una persona de buen corazón, que claro que hay abogados de buen corazón, y eso se palpa cuando llega a cualquier lugar a realizar alguna diligencia, pues la saludan con afecto.

Desgraciadamente, algunos de los nuevos servidores públicos, que son recomendados en esta nueva administración, aún no han entendido que es el servicio público.

El pasado viernes 23 de junio, acudimos a la Junta 1 Local de Conciliación a una audiencia inicial, en lo que iniciaba, siempre hay que llegar una media hora antes, acudió a preguntar por otro expediente, pero fue maltratada por la empleada que le pagan con nuestros impuestos.

Señorita, me permite por favor el expediente tal, y la respuesta, como decían los mayores, “oliendo caca”, anda en traslado. La lic. Ofelia le pide hablar con su jefe para que le informe sobre el expediente, a lo que contestó, con la misma nariz arriscada: “¿Acaso ve que está?”

Fin del dialogo, prudentemente la lic se retira y ya no trata el asunto con ella, sino con el presidente de la Junta Primera, quien le dijo textualmente, aquí nadie la aguanta, ni nosotros, pero qué le vamos a hacer.

Es en ese sentido donde hay más reclamos de la ciudadanía, reciben maltratos en algunas áreas y es por personal nuevo, que cree que nada más deben atender a sus correligionarios.

Se les olvida que son empleados de todos los tamaulipecos.

Un buen amigo me dice, no todos son así, y le digo que afortunadamente la gran mayoría son amables, pero por personas como la de la Junta Primera de Conciliación, se echa a perder la buena voluntad de los demás.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: