¡¡¡¡Subeeennn!!!! ¡¡¡¡Subeeennn!!!!
SENCILLITO Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO Huelen a vientos de cambio en el gobierno del estado, es más, apestan, y todo gracias a la crisis... ¡¡¡¡Subeeennn!!!!

SENCILLITO

Por ALBERTO RODRIGUEZ ROMERO

Huelen a vientos de cambio en el gobierno del estado, es más, apestan, y todo gracias a la crisis que se creó en torno a las reformas propuestas por el ejecutivo vía Secretaría General de Gobierno y aprobadas por el Congreso sin haberlas leído.

Eso generó una gran molestia de los tamaulipecos, no solo medios de comunicación o periodistas independientes, sino de abogados, no las barras, y de ciudadanos en general, precisamente en el ring donde el actual gobernador sentó su poder, en las redes sociales.

Con la reculada a esta reforma, evidenció el servilismo de los diputados, que siempre ha existido, pero antes cuando menos cubrían las apariencias.

Además el oficio donde el Congreso recibió las propuestas de reforma, el pasado 27 de marzo a las 4 de la tarde y se votó al día siguiente en el pleno y fue por aprobado unanimidad, anda ya circulando en redes sociales.

Lo más grave es que algunos ven debilidad en el gobierno y los dueños de los micros fueron los primeros en hacer su manifestación, ayer a media mañana realizaron un mitin por las principales calles de la capital, pasando por presidencia y luego en Palacio de Gobierno.

Eran unos 150 micros y taxis, que hicieron un caos en la circulación durante unas tres horas, aproximadamente, que demandaban aumento en la tarifa o al menos subsidio en el combustible.

Pero la verdadera petición era que el gobierno interviniera para quitarse las cuotas por derecho de piso que la delincuencia organizada les exige para dejarlos trabajar.

En unos meses se han cometido varios asesinatos contra concesionarios de micros, incluso contra operadores en ruta, y la razón es que o no pagan, o se enteraron que le pagan a otros grupos, es decir, están en una constante de peligro.

Apenas fue un escarceo, van a esperar la respuesta del gobierno del estado, y no sólo ellos, sino otros grupos del comercio y de la industria, que están cansados de vivir en la zozobra y en tener que mantener a otros.

El cansancio que demostraron los tamaulipecos en las urnas sigue latente, ya no es contra un color, es contra la pasividad y la inoperancia en estos seis meses. Las protestas por supuesto que subirán de tono.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: