Un año de retos y aprendizajes Un año de retos y aprendizajes
Será el Sereno Juan Guzmán El primero de octubre se cumplió el primer año de gobierno de la presente administración municipal que preside, Enrique... Un año de retos y aprendizajes
Será el Sereno
Juan Guzmán
El primero de octubre se cumplió el primer año de gobierno de la presente administración municipal que preside, Enrique Rivas Cuellar, y haciendo un balance podemos decir que este ha sido un año de retos y aprendizajes tal y como lo afirmó este lunes el propio alcalde en medio de la conferencia de prensa de cada lunes.
Un año de retos porque en primera, tenía el desafío de continuar con el cambio que decidió la gente tomar hace cuatro años al elegir por primera vez a un presidente municipal emanado del Partido Acción Nacional (PAN), cambio que inició con Carlos Canturosas y que ahora a Rivas Cuellar le está dando seguimiento.
Algunos pensaban que Canturosas dejó la vara muy alta, sin embargo, no se trata de varas altas, se trata de continuar brindándole a la ciudadanía un cambio social y estructural que Rivas Cuellar ha sabido llevar a cabo y que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) dejó de brindar, por algo la gente se decidió por el PAN como una nueva opción, una nueva esperanza.
El reto de Enrique Rivas de continuar con ese proyecto de cambio empezó hace un año, y como lo dije en alguna columna pasada, se trata de continuar un proyecto que dure más de tres años y no que cada presidente trae su propio proyecto, y eso es lo que el PAN ha hecho, continuar con ese proyecto que inicio hace cuatro años y continuará por lo menos un año más.
En los últimos años con la llegada del PAN a la presidencia municipal, se han notado en la ciudad cambios palpables en infraestructura, empleos, salud y educación, pues luego de años en que Nuevo Laredo la pasó mal, se vino un tiempo de esperanza con la generación de nuevos empleos, la apertura de nuevos negocios y un sin número de obras en los cuatro puntos cardinales de la ciudad en benéfico de la población neolaredense.
Tal vez la ciudadanía puede tener la percepción de que no se está haciendo nada, sin embargo, en la presente administración ha optado por no hacer culto a la personalidad con cada obra que se realiza, es decir, el presidente municipal no necesariamente va a inaugurar cada una de las obras que se efectúa, tal y como se ha hecho en administraciones pasadas, que la obra tenía que ser inaugurada a fuerza por el alcalde.
La obra pública ahí está, hay obras que se han inaugurado y otras en proceso de terminar, algunas ya funcionando y no fueron inauguradas oficialmente, pues la visión del alcalde y su administración es precisamente eso, un gobierno que estorbe menos y ayude más.
En cuanto a aprendizajes, en este primer año podemos decir que el gobierno municipal ha sabido aprender de sus errores, pues si hay algo que no funciona, se cambia para que los engranes de la buena administración siga su curso, ya sea cambio de funcionarios, estrategias o programas.
Hemos aprendido, y digo hemos aprendido junto con el gobierno, porque la ciudadanía somos también parte de esta ciudad, a levantarnos de las desgracias, recordemos los fuertes vientos que se registraron en el mes de abril que afectaron al puente tres, y que rápidamente, sociedad y gobierno buscaron acelerar la solución al problema para que la primera aduana de Latinoamérica no se viera afectada con la pérdida de los millones que diariamente se reciben por concepto de cruces y que en dado momento pudiera afectar en las participaciones que la federación otorga para esta ciudad fronteriza.
Hemos aprendido a ayudar a los demás, aunque no sean de Nuevo Laredo, pues una vez más se demostró la unidad de los neolarenses para extender la mano a nuestros hermanos en desgracia por los sismos al sur del país. La respuesta de la gente fue rápida y tanta que se lograron enviar un buen número de toneladas a los estados afectados.
Pero el mayor reto y aprendizaje para el gobierno-ciudadanía, fue las pasadas lluvias que dejaron más de 10 mil damnificados en 20 colonias de la ciudad a causa de las inundaciones.
El reto para salir adelante se veía casi imposible, pero una vez más el gobierno municipal se puso las pilas y en conjunto con los neolaredenses, se dieron a la tarea de ayudar a los afectados, la gente con la ayuda en la limpieza y donativos de víveres, como el gobierno con la rápida respuesta en apoyo a los damnificados, otorgándoles colchones, estufas, refrigeradores, sin contar la respuesta inmediata para limpiar los estragos que dejaron las lluvias por toda la ciudad, a través de los diferentes departamentos municipales, principalmente la Secretaria de Servicios Públicos Primarios, algo así no se había visto en la ciudad.
Hoy también fue anunciado que todos los secretarios, directores, síndicos, regidores y el propio alcalde, donarán el 25 por ciento de su sueldo en apoyo a los afectados por las lluvias para continuar otorgándoles lo que necesitan para poder empezar de nuevo, pues la mayoría sufrió pérdida total de sus cosas.
Además de esto, el Sistema DIF, en voz de su presidenta, Adriana Herrera Zárate, anuncio la suspensión de su informe de gobierno programado para esta semana, pero además, el dinero que se iba a utilizar para llevar a cabo dicho informe, también será destinado a ayudar a los damnificados.
En resumen y sin hacer tanto alarde, podemos decir que este ha sido un buen primer año para Enrique Rivas y su gobierno, por primera vez veo como en verdad el gobierno toma en cuenta a la ciudadanía, y como la gente se une al gobierno con un solo fin, de la mano sacar adelante a Nuevo Laredo.
Todo esto además de la inversión en salud donde ya está por iniciar la construcción de un nuevo hospital, en educación con la inversión millonaria que se hace en becas municipales, útiles escolares, uniformes y el remozamiento de escuelas.
Y lo mejor de todo, otra vez sin la necesidad de pedir ni un solo préstamo para llevar a cabo el proyecto de gobierno, y esperemos que para este segundo año que apenas comienza, vengan cosas mejores para los neolaredenses que hoy disfrutan de una mejor ciudad.
El PRI con lo mismo, se pelean la dirigencia local
Quienes no entienden que deben cambiar las malas prácticas y la imposición de personajes, son los del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quienes la democracia les vale gorro y solo ven por los intereses de ciertos grupos que a toda costa quieren seguir mandando y manejando a su antojo a un PRI en ruinas.
Resulta que en estos momentos diferentes grupos y “lideres” priistas se están peleando la dirigencia del Comité Directivo Municipal del PRI en Nuevo Laredo, cuyas negociaciones están calientitas pues está la estira y afloja.
¿Y quiénes son estos personajes?, pues por un lado tenemos a la diputada federal, Yahleel Abdala Carmona, quien tiene a su gallo, Carlos Reséndiz, y la que tiene mayores posibilidades de lograr su cometido dada su posición.
Pero además existen otros priistas que también traen sus prospectos y quieren colocarlos en la dirigencia local del tricolor, por ejemplo, tenemos al exdiputado local, Ramiro Ramos Salinas, quien quiere imponer a Octavio Almanza o Enrique Álvarez del Castillo.
También tenemos al doctor Jaime Emilio Gutiérrez Serrano, ex candidato a la diputación local, quien está respaldado por cierto grupo fuerte del PRI, sin embargo, aun así, es el prospecto más débil por su inexperiencia.
Pero la gran sorpresa la está dando el excandidato a la presidencia municipal, Héctor Canales, pero no crea que es para imponerse él a la dirigencia del PRI dada su posición de excandidato, sino más bien está apoyando y “sugiriendo” que Arnulfo Tejada Lara sea quien maneje las riendas del priismo local dada su experiencia y que además ya fue presidente del comité.
Hace algunos días se mencionó en otra columna que se había visto a Ramón Garza Barrios en el Instituto Nacional Electoral (INE), que para según hacer saber sus intenciones de participar en el proceso electoral como candidato independiente.
Sin embargo esto fue solo un rumor, pues se dice que Garza Barrios solo le puso el cascabel al gato para levantar polémica y voltearan a verlo, y sí, tan es así que es precisamente Ramón quien está detrás de Héctor Canales hablándole al oído para que siga instrucciones y éste impulse la candidatura de Arnulfo Tejada Lara a la dirigencia del PRI local.
Ellos se respaldan en que la organización denominada “Movimiento Territorial”, perteneciente al PRI, es el grupo más fuerte y con más gente, es por ello que Arnulfo Tejada Lara, tiene que ser el nuevo presidente del PRI en Nuevo Laredo.
No cabe duda que el PRI, de nuevo no tiene nada y que las malas prácticas seguirán mientras que ciertos grupos de poder metan las manos en las decisiones que deberían ser democráticas tomando en cuenta a toda la militancia, militancia que ya está cansada de los mismo, es por ello que muchos ya se fueron de las filas del PRI y otros esperan las próximas decisiones para tomar una decisión sobre qué rumbo tomar.
Por lo pronto las negociaciones aún continúan, la estira y afloja está a todo lo que da, y solo es cuestión de tiempo para que unos queden contentos y otros enojados, esperando el proceso electoral para jugarla en contra, tal y como lo han hecho en las últimas elecciones por no haberles dado lo que querían.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: